Discernmiento Espiritual: Enfrentando el Error

por Jaime el 11 Junio, 2014

Este estudio fue presentado originalmente como un sermón, y luego cuatro estudios de la Biblia.  En nuestra próxima entrada de la serie, voy a hablar de cómo se puede hacer el mismo estudio con un grupo pequeño.

Pero primero, me gustaría compartir algunas palabras más para reunir todo lo que hemos aprendido.

En nuestro último estudio hablamos de temas que son muy importantes en nuestro contexto.  Los cuatro temas fueron:

  1. ¿Quién es Jesús?
  2. ¿Qué es el Evangelio?
  3. ¿Qué es la Escritura?
  4. ¿Por qué Dios nos bendiga?

Hablé acerca de estos temas como un falso maestro sería – pero MUY claro que no era la verdad.

Separar la verdad del error.

Esto es una cosa muy difícil de hacer, y hay que estudiar y tener los recursos disponibles para ayudar a la gente a entender la verdad.  Parte del riesgo es que a menudo toma más tiempo para explicar la verdad de la Escritura que un error.  Cuando usted es libre de tomar versículos fuera de contexto, ignorar los pasajes paralelos, hacer las cosas de la nada (de su imaginación) – bueno, eso es más fácil que trabajar con cuidado para saber lo que la Biblia dice realmente.

Yo sólo hablé de las cosas que ya son luchas en el lugar donde vivimos.  Porque, después de todo, nuestro trabajo no consiste en ir en busca de nuevo error.  No queremos invitar a más confusión.  Es mucho más divertido disfrutar la verdad.  Como Pablo dijo en Filipenses 4:8-9:

Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo digno, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo honorable, si hay alguna virtud o algo que merece elogio, en esto mediten.  Lo que también han aprendido y recibido y oído y visto en mí, esto practiquen, y el Dios de paz estará con ustedes.

Al mismo tiempo, si no hablamos de estas cosas en un contexto seguro, la gente todavía les enfrentará en el trabajo y la escuela y en la calle.

El discernimiento espiritual toma tiempo y esfuerzo, pero las recompensas valen la pena.

Y no debemos olvidar las palabras claves – la paciencia, la humildad y la gracia – en nuestra interacción con los demás.

Finalmente, aquí están algunas ideas relacionadas con el discernimiento de Efesios 5.  Aquí, el Señor nos recuerda a una otra palabra clave que nunca debemos olvidar – el amor.

Sean, pues, imitadores de Dios como hijos amados; y anden en amor, así como también Cristo les amó y se dio a sí mismo por nosotros, ofrenda y sacrificio a Dios, como fragante aroma.

Pero que la inmoralidad, y toda impureza o avaricia, ni siquiera se mencionen entre ustedes, como corresponde a los santos.

Que nadie los engañe con palabras vanas, pues por causa de estas cosas la ira de Dios viene sobre los hijos de desobediencia.  Por tanto, no sean partícipes con ellos; porque antes ustedes eran tinieblas, pero ahora son luz en el Señor; anden como hijos de luz.  Porque el fruto de la luz consiste en toda bondad, justicia y verdad.

Examinen qué es lo que agrada al Señor, y no participen en las obras estériles de las tinieblas, sino más bien, desenmascárenlas.

Por tanto, tengan cuidado cómo andan; no como insensatos sino como sabios, aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos.

Así pues, no sean necios, sino entiendan cuál es la voluntad del Señor.  Y no se embriaguen con vino, en lo cual hay disolución, sino sean llenos del Espíritu.

Hablen entre ustedes con salmos, himnos y cantos espirituales, cantando y alabando con su corazón al Señor.  Den siempre gracias por todo, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo, a Dios, el Padre.  Sométanse unos a otros en el temor de Cristo.



Para los niños -
Historias Bíblicas de Jesús para niños: Cada historia susurra su nombre


Los comentarios sobre esta entrada están cerrados.

Anterior:

Siguente: