De los pecados cometidos (El Tesoro Diario del Creyente)

por Jaime el 12 Octubre, 2014

De los pecados cometidos

Porque yo reconozco mis transgresiones,
Y mi pecado está siempre delante de mí.

(Salmo 51:3)

Una vez que el pecado de un creyente se confiesa a Dios somos purificados de él (1Juan 1:9).  No puede interponerse entre el creyente y Dios de nuevo.  Luego debe ser visto como cubiertos por la sangre.  Aun así, el recuerdo del pecado puede traer gratitud fresco de la gracia de Dios y una nueva motivación para vivir una vida santa.

El Tema de Octubre:  Las Remembranzas del Creyente
» El Tesoro Diario del Creyente

Los comentarios sobre esta entrada están cerrados.

Anterior:

Siguente: