Hablando de la Biblia: Algunas cosas prácticas para recordar.

por Jaime el 5 Noviembre, 2015

¿Tienes conflictos en tu familia, comunidad, o iglesia? Lee Pacificadores: Guia Bíblica para la Resolución de Conflictos Personales


Hemos pasado mucho tiempo hablando de los orígenes de la Biblia. Pero mi esperanza es que realmente vas a leer y estudiar la Biblia más, para escuchar lo que Dios tiene que decir.

Con eso en mente, aquí están algunas cosas importantes para pensar.

  • Jesucristo, el Hijo de Dios, se levantó de los muertos. Como hemos visto, la resurrección es el evento que cambia todo. Alguien ha muerto y ha vuelto a decirnos al respecto. ¿Vamos a escuchar?
  • Tú y yo debemos leer la Biblia. Sí, la Biblia es increíble. No hay otro libro como ella. ¿Pero de qué sirve si no la leemos?
  • Tú y yo debemos leer toda la Biblia. De Génesis a Apocalipsis. Es posible pasar toda la vida leyendo un versículo aquí y un versículo allí . . . sin contexto, sin entender todo lo que Dios quiere darnos. Y es fácil de ser manipulado cuando sólo leemos unas pocas frases.
  • Tú y yo debemos leer toda la Biblia en la comunidad de los creyentes. Habla, haga preguntas, ayudan unos a otros para obedecerla. (Hebreos 10:24-25; Efesios 4:25) Es la intención de Dios que aprendemos y estudiamos juntos en la comunidad de la iglesia. Esto nos da la sabiduría y el equilibrio que no tenemos por nosotros mismos.
  • No abandona la Biblia porque no entiendes algo. Vas a encontrar cosas difíciles, cosas que no entiendes, en la Biblia. Bueno, ¡es la Palabra de Dios! No te preocupes, la Biblia ha mantenido firme durante siglos. Tómate el tiempo para estudiar, hablar con otros creyentes, y seguir leyendo toda la Biblia.
  • A veces, cuesta mucho trabajo. Pues, ¡sí! Si excavas en busca de oro, vas a empezar a sudar. No siempre vas a entender un pasaje de la Escritura después de estudiar por un día, o una semana . . . ¡La Palabra de Dios es rico y profundo!
  • Trate de entender lo que el autor original estaba tratando de decir en contexto. Es un error que empezar con la pregunta, ¿qué dice este pasaje a mí? Una pregunta mejor —> ¿Qué fue la intención original? No estabas allí cuando esto fue escrito – así que ¿cuál fue el propósito original del texto?
  • Pide al Espíritu de Dios que te guíe. Amigos, la Biblia es un libro sobrenatural. Léela con la ayuda del Espíritu Santo.
  • Recuerda los pasajes claves . . . Si quieres entender los origines de la Biblia, y su propósito, comienza aquí: 1Corintios 15:3-8; Lucas 24:45-48; Filipenses 2:5-11; Hebreos 4:11-16.

Lee esta lista otra vez – ¡y otra vez! Y vuelve pronto para la conclusión de nuestro estudio – ¿De dónde vino la Biblia?.



Para los niños -
Historias Bíblicas de Jesús para niños: Cada historia susurra su nombre


{ 0 comentarios… añadir uno ahora }

Deja un comentario

Anterior:

Siguente: