La Oración del Hombre Sabio

por Jaime el 16 Agosto, 2017

Recientemente hablábamos de conocer a Dios, y de aprender acerca de sus atributos. Este texto en la Biblia nos dice muchas cosas acerca de Dios, si tomamos el tiempo para estudiarlo.

La oración del rey SalomónHace unos tres mil años, el rey de Israel fue el famoso y sabio rey Salomón. Él supervisó la construcción del hermoso templo de Dios en Jerusalén. Esta es la historia de cómo él y los líderes de Israel dedicaron el templo.

He aquí una parte de la oración que Salomón oró delante del pueblo de Israel.

Oh SEÑOR (Yahvé), Dios de Israel, no hay Dios como Tú ni en el cielo ni en la tierra, que guardas el pacto y muestras misericordia a Tus siervos que andan delante de Ti con todo su corazón; que has cumplido con Tu siervo David mi padre lo que le prometiste; ciertamente has hablado con Tu boca y lo has cumplido con Tu mano, como sucede hoy.

Pero, ¿morará verdaderamente Dios con los hombres en la tierra? Si los cielos y los cielos de los cielos no Te pueden contener, cuánto menos esta casa que yo he edificado. No obstante, atiende a la oración de Tu siervo y a su súplica, oh SEÑOR Dios mío, para que oigas el clamor y la oración que Tu siervo hace delante de Ti.

de 2Crónicas 6:13-19

No voy a darte las respuestas – pero ¿qué podemos aprender de Dios de la oración de Salomón? ¿Cuál de los atributos de Dios vemos aquí?

Dios demostró, de manera poderosa, que había oído la oración del rey sabio. Esto es lo que pasó después:

Cuando Salomón terminó de orar, descendió fuego desde el cielo y consumió el holocausto y los sacrificios, y la gloria del SEÑOR llenó la casa (el templo). Los sacerdotes no podían entrar en la casa del SEÑOR, porque la gloria del SEÑOR llenaba la casa del SEÑOR. Y todos los Israelitas, viendo descender el fuego y la gloria del SEÑOR sobre la casa, se postraron rostro en tierra sobre el pavimento y adoraron y alabaron al SEÑOR, diciendo: “Ciertamente El es bueno; ciertamente Su misericordia es para siempre.”
2Crónicas 7:1-3

¡Inimaginable, maravilloso, increíble – nuestro gran Dios!



Para los niños -
Historias Bíblicas de Jesús para niños: Cada historia susurra su nombre


{ 0 comentarios… añadir uno ahora }

Deja un comentario

Anterior:

Siguente: