La Segunda Profecía: El Profeta

por Jaime el 11 Diciembre, 2013

Para nuestra próxima profecía, vamos a los tiempos de Moisés.  Los israelitas estaban libres de la esclavitud de Egipto, y habían llegado al Monte Sinaí (también conocido como Horeb).  Dios les advirtió a estar preparados, porque en tres días Él iba a aparecer en la montaña.

Las personas lavaron sus vestidos.  Los límites se establecieron alrededor de la montaña – para asegurarse de que nadie la tocaría.  Y al tercer día, el pueblo se reunió.

¡Fuego! ¡Humo! ¡Nube densa! ¡Terremoto! Moisés habló con Dios, y Él respondió con un TRUENO.  ¡Relámpagos!

Esta es la escena en la que Dios le dio lo que ahora llamamos los Diez Mandamientos.

En la Montaña

La gente estaba aterrorizada – estaban temblando de miedo.  Le rogaron a Moisés que no dejar que Dios hable directamente a ellos – tenían miedo de que si Dios les habló, MORIRÍAN.

Moisés les dijo que no tuvieran miedo – Dios había venido para ponerlos a prueba, y para poner Su temor en ellos, para evitar el pecado (véase Éxodo 19:9-20:21).

Ahora vamos a ir hasta el final de la vida de Moisés.  Él está hablando otra vez de los mandamientos de Dios – en concreto sobre el liderazgo que Dios les ha dado.  Los reyes, sacerdotes y profetas.

El rey debe obedecer la ley (de hecho, uno de sus primeros actos deben ser escribirlo a mano por él mismo).  ¿Y los sacerdotes?  La gente proporcionarían lo que ellos necesitan.  Y los sacerdotes servirían al Señor en medio de ellos.  Los profetas daban las palabras de Dios – y nunca inventar algo o hablar en nombre de dioses falsos.

Estas personas guiarían Israel.  El pueblo nunca se vayan a la brujería o el espiritismo como guía.

Pero en medio de todas estas instrucciones hay algo diferente.  Moisés recuerda el terror de la gente frente a la montaña.  Dios había escuchado la petición de la gente, y tuvo una respuesta.

Un profeta de en medio de ti, de tus hermanos, como yo, te levantará el SEÑOR (Yahvé) tu Dios; a él oirán.  Esto es conforme a todo lo que pediste al SEÑOR tu Dios en Horeb el día de la asamblea, diciendo: ‘No vuelva yo a oír la voz del SEÑOR mi Dios, no vuelva a ver este gran fuego, no sea que muera.’

Y el SEÑOR me dijo: ‘Bien han hablado en lo que han dicho.  Un profeta como tú levantaré de entre sus hermanos, y pondré Mis palabras en su boca, y él les hablará todo lo que Yo le mande.  Y sucederá que a cualquiera que no oiga Mis palabras que él ha de hablar en Mi nombre, Yo mismo le pediré cuenta.’

Deuteronomio 18:15-19

Es una afirmación extraña.  Sí, es apropiado en el contexto, pero extraño porque hay tan poca explicación.  Se destaca como algo bien importante, y sin embargo, Moisés continúa rápidamente a hablar de otras cosas.  Ciertamente, él está hablando de los muchos otros profetas que Dios enviaría, y sin embargo, parece estar hablando de alguien especial.

Al parecer, la gente esperaron todavía por “el Profeta” en los días de Jesús.  Cuando Jesús alimentó a la multitud con solo 5 panes y 2 pescados, dijeron las personas, “Verdaderamente este es el Profeta que había de venir al mundo.” (Juan 6:14)  Incluso la mujer samaritana sabía de un profeta que había de venir y hablar por Dios – “Sé que el Mesías viene (el que es llamado Cristo); cuando El venga nos declarará todo.” (Juan 4:25)

El Evangelio de Juan lleva este tema del profeta que hable por el Padre.  La gente tendría que escuchar, o ver la ira de Dios (Juan 3:31-38).  Jesús mismo dijo que habló con frecuencia en nombre del Padre (Juan 7:16-19, Juan 8:25-27, Juan 12:44-50).

Dios mismo se hizo eco de la profecía en el monte de la transfiguración, de nuevo en presencia de Moisés, y de nuevo en una nube – “Este es Mi Hijo amado en quien Yo estoy complacido; óiganlo a El.” (Mateo 17:5)  Como en el Monte Sinaí, los discípulos se aterrorizaron al oír la voz de Dios y cayeron sobre sus rostros.  Jesús, como Moisés, les dijo que no tuvieran miedo (Mateo 17:7).

Cuando Pedro habló a la multitud en el día de Pentecostés, explicó que Jesús mismo era el Profeta.  Uno como Moisés, que vino de entre el pueblo (Él era un ser humano, y de hecho de Israel), que todos serían obligados a escuchar (Hechos 3:18-24).

Jesús era la única Palabra (Verbo) de Dios, y tan diferente de los otros profetas.  Como el autor de Hebreos escribió: “Dios, habiendo hablado hace mucho tiempo, en muchas ocasiones y de muchas maneras a los padres por los profetas, en estos últimos días nos ha hablado por Su Hijo …” (Hebreos 1:1-2)

Por último, haciendo hincapié en la comparación entre Jesús y Moisés:

Por tanto, hermanos santos, participantes del llamamiento celestial, consideren a Jesús, el Apóstol y Sumo Sacerdote de nuestra fe.  El cual fue fiel al que Lo designó, como también lo fue Moisés en toda la casa de Dios.  Porque Jesús ha sido considerado digno de más gloria que Moisés, así como el constructor de la casa tiene más honra que la casa.

Porque toda casa es hecha por alguno, pero el que hace todas las cosas es Dios.  Moisés fue fiel en toda la casa de Dios como siervo, para testimonio de lo que se iba a decir más tarde.  Pero Cristo fue fiel como Hijo sobre la casa de Dios, cuya casa somos nosotros, si retenemos firme hasta el fin nuestra confianza y la gloria de nuestra esperanza.

Hebreos 3:1-6

Así que Dios ha dejado claro – Se envió a Aquel a quien tenemos que escuchar . . . ¿vamos a escuchar?

{ 0 comentarios… añadir uno ahora }

Deja un comentario

Anterior:

Siguente: