Memorizar: Tiempo en la Tomba

por Jaime el 9 Julio, 2013

¿Tienes conflictos en tu familia, comunidad, o iglesia? Lee Pacificadores: Guia Bíblica para la Resolución de Conflictos Personales


…y que fue sepultado, y que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras;
1Corintios 15:4 RV

…que fue sepultado y que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras;
1Corintios 15:4 NBLH

Esta es la siguiente parte de la creencia de que comenzamos la última vez.  En el siguiente versículo, nos damos cuenta, por supuesto, que Jesús fue enterrado y resucitó al tercer día.

¿Tres días?

La frase “tres días” ha causado cierta confusión innecesaria.  La pregunta es, si Jesús murió el viernes y resucitó el domingo, ¿cómo puede la Biblia habla acerca de “3 días y 3 noches” (Mateo 12:40)?  ¿Es esto un nuevo tipo de matemáticas?

Así que ha habido algunas explicaciones interesantes sobre cómo tal vez Jesús murió el miércoles – de esa manera en realidad tendríamos 3 días y 3 noches.

Pero estas explicaciones no son realmente necesarias.  En los tiempos bíblicos, “tres días y tres noches” era simplemente una frase o dicho que significa partes de tres días.  Así, con partes del viernes, sábado y domingo tenemos partes de tres días.  No hay problema.

En realidad, este versículo hace que sea aún más claro – Él resucitó al tercer día – el viernes es el primero, el sábado es el segundo, y el domingo es el tercero.

Y desde entonces, hemos celebrado la resurrección de nuestro Señor en los domingos.

Una vez más, es conforme a las Escrituras.  Como familia, estábamos leyendo acerca de uno de los apóstoles que habla de un pasaje del Antiguo Testamento que dio a entender en la resurrección.  Es el sermón de Pedro en Hechos 2 – justo después de que el Espíritu Santo vino a la Iglesia.  Vamos a terminar con sus palabras en Hechos 2:24-32:

Pero Dios Lo resucitó, poniendo fin a la agonía de la muerte, puesto que no era posible que El quedara bajo el dominio de ella.  Porque David dice de El:

‘Veía siempre al Señor en mi presencia;
pues esta a mi diestra para que yo no sea sacudido.
Por lo cual mi corazón se alegro y mi lengua se regocijo;
y aun hasta mi carne descansara en esperanza;
pues Tu no abandonaras mi alma en el Hades,
ni permitirás que Tu Santo vea corrupción.
Me has hecho conocer los caminos de la vida;
me llenaras de gozo con Tu presencia.’

Hermanos, del patriarca David les puedo decir con franqueza que murió y fue sepultado, y su sepulcro está entre nosotros hasta el día de hoy.

Pero siendo profeta, y sabiendo que Dios le había jurado sentar a uno de sus descendientes en su trono, miró hacia el futuro y habló de la resurrección de Cristo, que ni fue abandonado en el Hades, ni Su carne sufrió corrupción.

A este Jesús resucitó Dios, de lo cual todos nosotros somos testigos.



¡Un documental increíble para toda la familia!
El Dios de las Maravillas


Los comentarios sobre esta entrada están cerrados.

Anterior:

Siguente: