Una Historia de Navidad: Una Guerra Devastadora (parte 7)

por Jaime el 7 Diciembre, 2016

¡Dejen de temer a Israel, a Siria ya Asiria – teman a Dios! Estas fueron las palabras de Isaías a Acaz. Había esperanza – esperanza en Dios-con-nosotros — Emmanuel.

Acaz, ¿qué vas a hacer?

El mundo estaba en confusión. Asiria, el poder creciente, tenía sus ojos en las rutas comerciales por el mar, donde estaban Israel y Judá. Israel, al norte, había hecho una alianza con Siria. Y Israel y Siria querían unirse también con Judá, para formar un nuevo imperio.

Pero Judá no estaba de acuerdo. Así que los gobernantes de Israel y Siria tenían un nuevo plan – vencer a Judá y poner a su propio hombre a cargo. En el lugar del rey Acaz.

Bajo esta amenaza, ¿Acaz escucharía a Dios?

No, Acaz no fue un hombre de Dios. Y así Dios envió a Israel los ejércitos de la Alianza Siria-Judá.

Guerra y esclavitudLa guerra fue devastadora. El ejército del rey fue derrotado. Decenas de miles de personas murieron. Decenas de miles fueron llevados cautivos. Algunos de los más importantes gobernantes de Judá fueron matados. Y el hijo del rey – Maasías – también perdió la vida.

Pero la alianza aún no había conquistado a Judá por completo.

¿No había dicho Dios que Siria e Israel caerían? Sí – pero no de inmediato. Primero vino el juicio de Dios sobre el malvado Acaz, que había sacrificado a su propio hijo a falsos dioses y escuchado a todas las voces excepto la voz de Yahvé.

Dios tenía un profeta en Israel – Oded. Y Oded tenía un mensaje para Israel –

Sí, Dios te envió contra Judá, porque Judá se había apartado del Dios verdadero a ídolos. Pero – ¿qué es eso en tu corazón? ¡La ira – la codicia! Quieres matar y matar. Quieres esclavizar al pueblo de Judá. Devuelve a los cautivos ahora – ¡o la ira de Dios estará sobre ti!

Ciertas personas poderosas en Israel tomaron en serio las palabras de Oded. Ellos dieron a los cautivos comida y ropa, cuidaron de sus heridas y los llevaron de vuelta a Judá.

¡La misericordia de Dios!

¿Acaz lo vio? ¿Comprendió que Dios era misericordioso y que Dios era más poderoso que cualquier otro imperio? ¿Acaz finalmente se arrepentirá – busca Yahvé – y encontrará la liberación en Emmanuel?



¿Quién soy en Cristo? Este libro cambiará su mundo:
Esclavo: La verdad escondida sobre tu identidad en Cristo


{ 0 comentarios… añadir uno ahora }

Deja un comentario

Anterior:

Siguente: