Nuestro Papel en la Salvación

por Jaime el 11 Octubre, 2017

Hace un rato hablamos sobre la dignidad de la humanidad. Pero después de La Caída, hay mucho más en la historia.

Porque ya que la muerte entró por un hombre, también por un hombre vino la resurrección de los muertos. Porque así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados.
1Corintios 15:21-22

“En Adán” somos pecadores, bajo el juicio de Dios, condenados.

Pero hay esperanza sorprendente en Jesús.

En Efesios 2, Pablo explica nuestra parte y la parte de Dios en la maravillosa historia de la salvación. Escucha.

Y El les dio vida a ustedes, que estaban muertos en sus delitos y pecados, en los cuales anduvieron en otro tiempo según la corriente de este mundo, conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia. Entre ellos también todos nosotros en otro tiempo vivíamos en las pasiones de nuestra carne, satisfaciendo los deseos de la carne y de la mente, y éramos por naturaleza hijos de ira, lo mismo que los demás.
Efesios 2:1-3

Bueno, ahí está nuestra parte. ¿Cómo te parece? En un mundo perdido, controlado por Satanás, y por naturaleza pecadores malvados.Pero Dios

Pero tenemos las primeras luces de esperanza en las primeras palabras. Dios nos dio vida.

Sigamos leyendo.

Pero Dios, que es rico en misericordia, por causa del gran amor con que nos amó, aun cuando estábamos muertos en nuestros delitos, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia ustedes han sido salvados), y con El nos resucitó y con El nos sentó en los lugares celestiales en Cristo Jesús, a fin de poder mostrar en los siglos venideros las sobreabundantes riquezas de Su gracia por Su bondad para con nosotros en Cristo Jesús.
Efesios 2:4-7

Esa es la parte de Dios. Misericordia. Gracia. En Jesucristo.

¿Entendemos? Nuestra parte en la salvación fue luchar contra Dios, seguir nuestro propio camino. Estábamos muertos, esclavos, en una posición desesperada. Pero Dios…

¿No saben ustedes que cuando se presentan como esclavos a alguien para obedecerle, son esclavos de aquél a quien obedecen, ya sea del pecado para muerte, o de la obediencia para justicia? Pero gracias a Dios, que aunque ustedes eran esclavos del pecado, se hicieron obedientes de corazón a aquella forma de doctrina a la que fueron entregados …
Romanos 6:16-17

Dios lo hizo todo. Por eso lo llamamos nuestro Salvador.



Para los niños -
Historias Bíblicas de Jesús para niños: Cada historia susurra su nombre


{ 0 comentarios… añadir uno ahora }

Deja un comentario

Anterior:

Siguente: